Poema amor Cartas de Amistad
Portada Agregar Poema

Cartas de Amistad

[Pagina: 003] Cartas de amistad para ese amigo/ a del alma. - Poesías para enamorar - Los mejores Poemas y Frases de amor envidadas por ustedes. Pensamientos, poesias y poemas de amor romanticos, originales y gratis para ti - Favoritos.
Publicado en Cartas de Amistad leido 2072 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Junto a mi vera un camino,
y aquí tranquilos mis pies
y no me llevan consigo!.

Me incita a mi lado el mar
y un barco a la vela presto
y no me voy a viajar.

Me consumo deseando,
y tu boca guarnecida
de besos, aquí a mi lado!...

Pero entre mi alma y tu alma
hay una pared muy alta ...
Tú sabes como se llama!

María Monvel.
Cartas de Amistad enviado por Libelula el Martes, 13 de Octubre de 2009 para Anonimo.
Agregar
Publicado en Cartas de Amistad leido 2557 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Todo comenzó así... desde el primer día en que te asomaste por esa puerta... con la mirada tímida pero siempre seguro. Desde ese momento me enamoré por primera vez, no se que fue... ¿será magia? Tal vez sí.

Pasa el tiempo y no me atrevo a decirte lo que siento... creo que es el miedo a perderte... a perderte a ti... a mi mejor amigo...

Siempre ayudándome... has estado conmigo en las buenas y en las malas... al igual que yo he estado contigo... me has hecho mas fuerte... pero a la vez mas débil en el corazón...
Eres la personita más tierna que he conocido.

A veces me despierta el miedo de pensar que tal vez yo este confundida... tal vez no te quiera como yo quiero quererte... no lo se... solo quiero que sepas que por nada en el mundo te quiero perder... y que digan lo que digan, pase lo que pase... yo siempre estaré contigo... siempre.

Eres mi mejor amigo y mi gran amor.

Andrea Galleguillos.
Cartas de Amistad enviado por Libelula el Jueves, 27 de Agosto de 2009 para Anonimo.
Publicado en Cartas de Amistad leido 1242 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Trato de escribir en la oscuridad tu nombre.
Trato de escribir que te amo.
Trato de decir a oscuras esto.
No quiero que nadie se entere,
que nadie me mire a las tres de la mañana
paseando de un lado a otro de la estancia,
loco, lleno de ti, enamorado,
iluminado, ciego, lleno de ti,
derramándote. Digo tu nombre
con todo el silencio de la noche,
lo grita mi corazón amordazado.
Repito tu nombre, vuelvo a decirlo,
lo digo incansablemente,
y estoy seguro que habrá de amanecer.
Jaime Sabines
Cartas de Amistad enviado por Flor de la Noche el Domingo, 14 de Junio de 2009 para Anonimo.
Publicado en Cartas de Amistad leido 1425 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
y el aroma de la noche
le henchía ?sedienta boca?
el paladar del espíritu,
que adurmiendo su congoja
se abría al cielo nocturno
de Dios y su Madre toda...
Toda cabellos tranquilos,
la Luna, tranquila y sola,
acariciaba a la Tierra
con sus cabellos de rosa
silvestre, blanca, escondida...
La Tierra, desde sus rocas,
exhalaba sus entrañas
fundidas de amor, su aroma...
Entre las zarzas, su nido,
era otra luna la rosa,
toda cabellos cuajados
en la cuna, su corola;
las cabelleras mejidas
de la Luna y de la rosa
y en el crisol de la noche
fundidas en una sola...
En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
mientras la rosa se daba
a la Luna, quieta y sola.

Miguel de Unamuno.
Cartas de Amistad enviado por Alfredo el Jueves, 30 de Abril de 2009 para Anonimo.
Publicado en Cartas de Amistad leido 1165 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Antes que tú me moriré: escondido
en las entrañas ya
el hierro llevo con que abrió tu mano
la ancha herida mortal.

Antes que tú me moriré: y mi espíritu,
en su empeño tenaz
se sentará a las puertas de la Muerte,
esperándote allá.

Con las horas los días, con los días
los años volarán,
y a aquella puerta llamarás al cabo...
¿Quién deja de llamar?

Entonces, que tu culpa y tus despojos
la tierra guardará,
lavándote en las ondas de la muerte
como en otro Jordán.

Allí, donde el murmullo de la vida
temblando a morir va,
como la ola que a la playa viene
silenciosa a expirar.

Allí donde el sepulcro que se cierra
abre una eternidad.
Todo cuanto los dos hemos callado
allí lo hemos de hablar.

Gustavo Adolfo Becquer
Cartas de Amistad enviado por Alfredo el Viernes, 17 de Abril de 2009 para Anonimo.
Publicado en Cartas de Amistad leido 1536 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Les dejo una carta muy especial de Beethoven a una niña de 8 años, Emilia. Emilia le había enviado una carta a Beethoven donde le decía que ella con su música era feliz y le había hecho una cartera que le envió como regalo.
Fue en Julio de 1812.

¡Mi querida y buena Emilia, mi querida Emilia!:

Mi respuesta a tu carta llega tarde; un cúmulo de ocupaciones y mi persistente indisposición me excusan. Mi presencia aquí para el restablecimiento de mi salud prueba la veracidad de mis excusas. -No arranques a Haendel, Haydn y Mozart su corona de laurel; les pertenece a ellos y no a mí todavía-. Guardo tu billetera entre otras señales de la estima que me han demostrado otras personas, y que todavía no merezco.

Continúa, no ejercites tan sólo tu arte, sino penetra en su intimidad; él lo merece, pues sólo el arte y la ciencia elevan al hombre hasta la divinidad. Si alguna vez deseas alguna cosa, mi querida Emilia, escríbeme con toda confianza. El verdadero artista no tiene orgullo; bien sabe que el arte no tiene límites; siente oscuramente hasta qué punto está alejado de su objetivo, y mientras otros, puede ser, le admiran, deplora no haber llegado todavía ahí donde su genio mejor brilla para él como un sol lejano.

Posiblemente iría gustoso a tu casa, con los tuyos, que a las casas de muchos ricos en las que se adivina la pobreza de su espíritu. Si voy alguna vez a Hamburgo, iré a tu casa con los tuyos. No reconozco en ningún hombre otro signo de superioridad más que la bondad. -Ahí donde la encuentro, ahí está mi hogar-.

Si quieres escribirme, querida Emilia, dirige tu carta aquí, donde pasaré algunas semanas todavía, o bien a Viena; es lo mismo. Considérame como tu amigo y el de tu familia.

Ludwig Van Beethoven.
Cartas de Amistad enviado por Libelula el Miercoles, 11 de Marzo de 2009 para Anonimo.
Publicado en Cartas de Amistad leido 1102 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Te quiero porque tienes
las partes de la mujer en el lugar preciso
y estás completa.
No te falta ni un pétalo,
ni un olor, ni una sombra.

Colocada en tu alma,
dispuesta a ser rocío en la yerba del mundo,
leche de luna en las oscuras hojas.
Quizás me ves,
tal vez, acaso un día,
en una lámpara apagada,
en un rincón del cuarto donde duermes,
soy la mancha, un punto en la pared,
alguna raya que tus ojos, sin ti,
se quedan viendo.

Quizás me reconoces
como una hora antigua
cuando a solas preguntas, te interrogas
con el cuerpo cerrado y sin respuesta.

Soy una cicatriz que ya no existe,
un beso ya lavado por el tiempo,
un amor y otro amor que ya enterraste.
Pero estás en mis manos y me tienes
y en tus manos estoy, brasa, ceniza,
para secar tus lágrimas que lloro.

¿En qué lugar, en dónde, a qué deshoras
me dirás que te amo? Esto es urgente
porque la eternidad se nos acaba.
Recoge mi cabeza. Guarda el brazo
con que amé tu cintura. No me dejes
en medio de tu sangre en esa toalla.

Jaime Sabines.
Cartas de Amistad enviado por Libelula el Lunes, 09 de Febrero de 2009 para Anonimo.
Publicado en Cartas de Amistad leido 2411 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
En el crepúsculo de mi vida, tuve oportunidad de entrar en conversación con un sabio judío. No me llevo mucho tiempo darme cuenta de su gran sabiduría, y él me llevó a comprender cuan grande es la Torá que fue dada en el Monte Sinaí. Tomé conciencia de lo necio que había sido por no haberme dado cuenta de cómo D’s es capaz de manipular las leyes de la naturaleza. Mi querido discípulo Alejandro, si tuviera la posibilidad de reunir todos los libros que he escrito, los quemaría. Me avergonzaría mucho que algunos de ellos perdurara... me doy cuenta de que he de recibir un castigo Divino por haber escrito libros tan engañosos. Hijo mío, Alejandro, te escribo esta carta para decirte que la gran mayoria de mis teorias a la ley natural son falsas. Siento que he salvado mi alma al admitir mi error. Espero que no se me considere culpable por el pasado, pues he actuado por ignorancia. Sé que tu me alabas y me dices que soy famoso en todo el mundo a causa de los libros que he escrito. Aquellos que se consagran a la Torá obtendrán la vida eterna, mientras los que se dedican a leer mis libros obtendrán el sepulcro. No te escribí antes porque temí que te enfadaras conmigo y tal vez hasta me hicieras daño. Pero ahora he tomado la decisión de decirte la verdad. Sé que cuando recibas la carta ya estaré muerto y enterrado, pues soy consciente de que se acerca el fin.

Me despido con saludos de paz, Alejandro de Macedonia, gran emperador y soberano.
Tu maestro,

Aristóteles
Cartas de Amistad enviado por Libelula el Martes, 03 de Febrero de 2009 para Anonimo.
Inicio 001 002 003 004