Poema amor Otros Poemas
Portada Agregar Poema

Otros Poemas

[Pagina: 008] Poemas festivos, de tristeza, ocasiones especiales - Poesías para enamorar - Los mejores Poemas y Frases de amor envidadas por ustedes. Pensamientos, poesias y poemas de amor romanticos, originales y gratis para ti - Favoritos.
Publicado en Otros Poemas leido 1071 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Destejido por el río
Un cangrejo pinta flamas por la hoja qué sonríe
Bajo las esquinas qué van entre los huecos
Negros lagartos extendidos sobre dagas blancas...

Feliz final feliz
Final
Feliz

Encima de jabalíes qué buscan acordeones
Y los niños huérfanos se cosechan.

Encima de gusanos de corbata y lentes
El vinagre corre bajo dermis azulejo.

Encima todo aquél qué morirá mañana
Y ceniza carcomida por el vidrio.

Final feliz final
Feliz
Final

Laureado con mil ataúdes distintos
Cada hora, cada día, por mil piratas.

¡Ya gimen los campos y los sapos secos!
Tres ángeles de polilla visten las nubes
Los colmillos del escorpión limpian las ventanas
Opacando y masticando perlas de carne...

Con el cadáver de sueños marchitos
Y un hogar decapitado por premio...

Feliz final feliz
Final
Feliz

Con las bicicletas de ceniza dulce
Y juguetes hablando solos...

Con cada pañal ahogado sigilosamente
Y las jóvenes esperanzas engañadas...

Azul y amoratado el futuro agoniza
Y aquél qué lo diga, termina, organizado...

En
Un
Final
Feliz, final, final, feliz.

Autor: JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Otros Poemas enviado por JOEL FORTUNATO REYES PEREZ el Lunes, 22 de Agosto de 2011 para Anonimo.
Agregar
Publicado en Otros Poemas leido 1076 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
¿Mi secreto? ¡Es tan triste! Estoy perdido
de amores por un ser desaparecido,
por un alma liberta,
que diez años fue mía, y que se ha ido...
¿Mi secreto? Te lo diré al oído:
¡Estoy enamorado de una muerta!

¿Comprendes - tú que buscas los visibles
transportes, las reales, las tangibles
caricias de la hembra, que se plasma
a todos tus deseos invencibles-
ese imposible de los imposibles
de adorar a un fantasma?

¡Pues tal mi vida es y tal ha sido
y será!
Si por mí sólo ha latido
su noble corazón, hoy mudo y yerto,
¿he de mostrarme desagradecido
y olvidarla, no más porque ha partido
y dejarla, no más porque se ha muerto?

Amado Nervo.
Otros Poemas enviado por Libelula el Miercoles, 17 de Agosto de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 1002 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.

luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era un océano
la muerte solamente
una palabra

ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en los cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros.

ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

Mario Benedetti.
Otros Poemas enviado por Libelula el Domingo, 14 de Agosto de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 1104 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Cuando el presidente carter
se preocupa tanto
de los derechos humanos

parece evidente que en ese caso
derecho no significa facultad
o atributo
o libre albedrío
sino diestro
o antizurdo
o flanco opuesto al corazón
lado derecho en fin

en consecuencia
¿no sería hora
de que iniciáramos
una amplia campaña internacional
por los izquierdos humanos?

Mario Benedetti.
Otros Poemas enviado por Libelula el Domingo, 14 de Agosto de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 946 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Todo pasa desconocido
entre los bastidores de la vida
escenario de intimidades
proscriben la curiosidad ajena
la comidilla malediciente
el atrevimiento de la mirada
Maestros de cortes y palacios
apadrinan la adustez
el rigor
el anonimato
el desapego
esa ausencia tuya de gestos y emociones
Fantasmas reconocibles
trasgos de la imaginación
entre realidad y fantasía
en medio de ficciones y evidencias
confirman aromas halos auras
huellas dactilares
una existencia cierta
en medio de tanta incredulidad
Bombillos solidarios
despojos de una noche sin memoria
convierten enigmas de chimeneas
chisporroteos audaces
luminosidades prohibidas
en atisbos de anonimatos y preludios de presencias

Habita entre tus telas
en un simulacro de alegrías
en una parodia de seres vivos
la desesperanza
el desconsuelo
una muerte cierta
parecida al olvido y la tristeza.
Otros Poemas enviado por Enrique Viloria Vera el Sabado, 06 de Agosto de 2011 para A Carmelo Niño.
Publicado en Otros Poemas leido 1424 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Poesía, inmortal cadáver, me aburres.
Líbano arde,
Brinca cual yegua herida al borde del desierto
Mientras yo busco a una chica robusta
Para rozarla en el autobús,
A un hombre de rasgos árabes
Para derribarlo en cualquier sitio.
Mi país se desploma,
Tiembla desnudo cual cachorro de león
Mientras yo busco un rincón retirado
Y a una aldeana desesperada para seducirla.
Diosa de la poesía
Que penetras en mi corazón cual cuchillo
Cuando pienso que compongo poemas
A una chica desconocida,
A un país mudo
Que come y duerme con cualquiera.
Puedo reírme hasta que la sangre
Fluya por mis labios.
Yo soy la flor letal,
El águila que golpea a su presa sin piedad.
Árabes,
Montañas de harina y placer,
Campos de balas ciegas,
¿queréis un poema sobre Palestina,
sobre conquista y sangre?
Yo soy un hombre extraño:
Tengo el pecho de lluvia
Y en mis ojos ausentes
Hay cuatro naciones heridas buscando su muerte.
Estaba hambriento,
Escuchando la triste música
Y dando vueltas en la cama cual gusano de seda
Cuando saltó la primera chispa.
Desierto: tú mientes.
¿Para quién es esta muerte púrpura
y la flor recogida bajo el puente?
¿Para quiénes son estas tumbas
inclinadas bajo las estrellas,
esta arena que nos das
cada año cual cárcel o poema?
Ayer regresó este héroe de labios delgados
Acompañado por el viento, los tristes cañones
Y su larga lanza brillando cual puñales desnudos.
Dadle un anciano o una prostituta,
Dadle estas estrellas y las arenas judías.
Allí
En medio de la frente
Donde cientos de palabras agonizan
Quiero la bala de gracia.
Hermanos,
He olvidado vuestros rasgos,
Aquellos seductores ojos.
¡Dios mío!
Cuatro continentes heridos en mi pecho.
Creía que conquistaría el mundo
Con mis ojos azules y mi mirada poética.
Líbano: mujer blanca bajo el agua,
Montañas de pechos y garras.
Grita, mudo,
Alza los brazos
Hasta que estallen las axilas
Y sígueme.
Yo soy el barco vacío,
El viento cubierto de campanas.
Sobre los rostros de las madres y los cautivos,
Sobre los versos y metros decadentes
Verteré fuentes de miel,
Escribiré sobre árboles o zapatos,
Rosas o muchachos.
Aléjate, desgracia,
Bello muchacho encorvado.
Mis dedos son largos cual agujas
Y mis ojos son dos héroes heridos.
Desde hoy no habrá versos.
Cuando te derriben, Líbano,
Y se acaben las noches de poesía y frivolidad
Dispararé la bala en mi garganta.
Otros Poemas enviado por Muhammad Al-Magut el Sabado, 06 de Agosto de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 1069 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Caminar por el cauce de un río
para transformarnos en peces
Saber que la noche nos abraza
y nos hace estallar las costillas
para que salte el corazón

Montar el potro más salvaje
y domarlo hasta hacerlo bailar
Ponernos alas y explotar en mil luciérnagas

Dar vueltas sobre uno mismo
desaparecer de aquí
y aparecer allá resplandeciente
con el universo en todo el pecho

Meter en el vaso de Pandora
las furias dispersas
o forjar un rayo de Zeus
para lanzarlo implacable
al centro de la cordura

Encontrar el Arca de Noé olvidada
con esfinges, unicornios y pegasos

Ser Edipo sin Yocasta
Vencer a la Medusa
Cortar y morder la manzana

Son sueños inventados
después de jugarle la vuelta
a una pesadilla.

Otros Poemas enviado por Rodrigo Carrillo el Miercoles, 03 de Agosto de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 1145 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
El día de los desventurados, el día pálido asoma
con un desgarrador olor frío, con sus fuerzas en gris,
sin cascabeles, goteando el alba por todas partes:
es un naufragio en el vacío, con un alrededor de llanto.

Porque se fue de tantos sitios la sombra húmeda, callada,
de tantas cavilaciones en vano, de tantos parajes terrestres
en donde debió ocupar hasta el designio de las raíces,
de tanta forma aguda que se defendía.

Yo lloro en medio de lo invadido, entre lo confuso,
entre el sabor creciente, poniendo el oído
en la pura circulación, en el aumento,
cediendo sin rumbo el paso a lo que arriba,
a lo que surge vestido de cadenas y claveles,
yo sueño, sobrellevando mis vestigios morales.

Nada hay de precipitado ni de alegre, ni de forma orgullosa,
todo aparece haciéndose con evidente pobreza,
la luz de la tierra sale de sus párpados
no como la campanada, sino más bien como las lágrimas:
el tejido del día, su lienzo débil,
sirve para una venda de enfermos, sirve para hacer señas
en una despedida, detrás de la ausencia:
es el color que sólo quiere reemplazar,
cubrir, tragar, vencer, hacer distancias.

Estoy solo entre materias desvencijadas,
la lluvia cae sobre mí, y se me parece,
se me parece con su desvarío, solitaria en el mundo muerto,
rechazada al caer, y sin forma obstinada.

Pablo Neruda.
Otros Poemas enviado por Alfredo el Martes, 02 de Agosto de 2011 para Anonimo.
Inicio 003 004 005 006 007 008 009 010 011 012 013