Poema amor Otros Poemas
Portada Agregar Poema

Otros Poemas

[Pagina: 010] Poemas festivos, de tristeza, ocasiones especiales - Poesías para enamorar - Los mejores Poemas y Frases de amor envidadas por ustedes. Pensamientos, poesias y poemas de amor romanticos, originales y gratis para ti - Favoritos.
Publicado en Otros Poemas leido 1129 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
No, no fue tan efímera la historia
de nuestro amor: entre los folios tersos
del libro virginal de tu memoria,
como pétalo azul está la gloria
doliente, noble y casta de mis versos.

No puedes olvidarme: te condeno
a un recuerdo tenaz. Mi amor ha sido
lo más alto en tu vida, lo más bueno;
y sólo entre los légamos y el cieno
surge el pálido loto del olvido.

Me verás dondequiera: en el incierto
anochecer, en la alborada rubia,
y cuando hagas labor en el desierto
corredor, mientras tiemblan en tu huerto
los monótonos hilos de la lluvia.

¡Y habrás de recordar! Esa es la herencia
que te da mi dolor, que nada ensalma.
¡Seré cumbre de luz en tu existencia,
y un reproche inefable en tu conciencia
y una estela inmortal dentro de tu alma!


Amado Nervo.
Otros Poemas enviado por Libelula el Viernes, 22 de Julio de 2011 para Anonimo.
Agregar
Publicado en Otros Poemas leido 1225 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Yo no te conocía, tierra;
con los ojos inertes, la mano aleteante,
lloré todo ciego bajo tu verde sonrisa,
aunque, alentar juvenil, sintiera a veces
un tumulto sediento de postrarse,
como huracán henchido aquí en el pecho;
ignorándote, tierra mía,
ignorando tu alentar, huracán o tumulto,
idénticos en esta melancólica burbuja que yo soy
a quien tu voz de acero inspirara un menudo vivir.

Bien sé ahora que tú eres
quien me dicta esta forma y este ansia;
sé al fin que el mar esbelto,
la enamorada luz, los niños sonrientes,
no son sino tú misma;
que los vivos, los muertos,
el placer y la pena,
la soledad, la amistad,
la miseria, el poderoso estúpido,
el hombre enamorado, el canalla,
son tan dignos de mí como de ellos yo lo soy;
mis brazos, tierra, son ya más anchos, ágiles,
para llevar tu afán que nada satisface.

El amor no tiene esta o aquella forma,
no puede detenerse en criatura alguna;
todas son por igual viles y soñadoras.
Placer que nunca muere
beso que nunca muere,
sólo en ti misma encuentro, tierra mía.
Nimbos de juventud, cabellos rubios o sombríos,
rizosos o lánguidos como una primavera,
sobre cuerpos cobrizos, sobre radiantes cuerpos
que tanto he amado inútilmente,
no es en vosotros donde la vida está, sino en la tierra,
en la tierra que aguarda, aguarda siempre
con sus labios tendidos, con sus brazos abiertos.

Dejadme, dejadme abarcar, ver unos instantes
este mundo divino que ahora es mío,
mío como lo soy yo mismo,
como lo fueron otros cuerpos que estrecharon mis brazos,
como la arena, que al besarla los labios
finge otros labios, dúctiles al deseo,
hasta que el viento lleva sus mentirosos átomos.

Como la arena, tierra,
como la arena misma,
la caricia es mentira, el amor es mentira, la amistad es mentira.
Tú sola quedas con el deseo,
con este deseo que aparenta ser mío y ni siquiera es mío,
sino el deseo de todos,
malvados, inocentes,
enamorados o canallas.

Tierra, tierra y deseo.
Una forma perdida.


Luis Cernuda
Otros Poemas enviado por Libelula el Viernes, 22 de Julio de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 964 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Con tal vehemencia el viento
viene del mar, que sus sones
elementales contagian
el silencio de la noche.

Solo en tu cama le escuchas
insistente en los cristales
tocar, llorando y llamando
como perdido sin nadie.

Mas no es él quien en desvelo
te tiene, sino otra fuerza
de que tu cuerpo es hoy cárcel,
fue viento libre, y recuerda.

Luis Cernuda.
Otros Poemas enviado por Libelula el Viernes, 22 de Julio de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 980 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
En la cúpula de un trueno brillan
Lienzos de gotas amantes
Desde granos antiquísimos
Por la brisa laberíntica de tierra...
Y el regreso verdoso verdadero
Y la blanca belleza con su nieve.

Hormiga la hoja cada migaja
En la noche qué las estrellas tejen...
En el molino de sollozos acurrucados...
Con las pajas movedizas de pestañas...
Con el hechizo, miel, flauta y pólen...
¡Abrazando con el cielo girasoles!...

Cada golondrina descansa su distancia...
Anudando desconocidos barros
En las frágiles horas entrelazadas...
En el fondo refugio de su vuelo
Dónde nacen vientos como brasas
¡Y la esfera burbujeante del anhelo!

Más allá de las cáscaras sangrientas...
Hay pájaros agricultores de colmenas...
Y los oasis redimen penas y agobios...
¡Qué abren jardines en las nubes!
¡Qué acompañan la vida trás la muerte!
Y el timón del orden infinito llega...

Por JOEL FORTUNATO REYES PEREZ
Otros Poemas enviado por JOEL FORTUNATO REYES PEREZ el Viernes, 22 de Julio de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 904 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Gozosa de morir la noche sin estrellas
En el paisaje de mil soles
¡Un poco de instante, un poco de sombra!
La noche sueña con otro cielo
Las palabras otras letras
Los libros hojas sin otoños
¡Y la sangre palpitando por el viento!

Al fin, los márgenes inexorables faltan
Y el camino cultiva música lejana
¡Dónde había peces apuñalados !
Y las palabras sólo encendían silencios
¡Dónde la eternidad naufraga!
Y los puentes son juguetes impostores
Al principio de los años enmanzanados

Muchas veces el sueño quiere ser bueno
Entre pesadillas de robles heridos
¡Hermanados con las hachas fusiladas!
Y los fonógrafos anudando las rodillas
¡Entre los perfumes ácidos de guerras!
Hermanadas con la dulce paz ardiente
¡Y la constancia de carnales alas!

Gozo los finales de muchas veces
¡La muerte de los males encarnados!
Los paisajes sin alfileres y frutos nobles
¡El odio no debe ser perfecto!
¡La fé sólo debe dar certeza!
¡Ah, mi sueño predilecto agito!
Pero bien sé... ¡Qué sólo soy un polvo !

JOEL FORTUNATO REYES PEREZ

Otros Poemas enviado por JOEL FORTUNATO REYES PEREZ el Jueves, 21 de Julio de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 1624 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
La Mancha y sus mujeres... Argamasilla, Infantes
Esquivias, Valdepeñas, La novia de Cervantes,
y del manchego heroico, el ama y la sobrina
(el patio, la alacena, la cueva y la cocina,
la rueca y la costura, la cuna y la pitanza),
la esposa de don Diego y la mujer de Panza,
la hija del ventero, y tantas como están
bajo la tierra, y tantas que son y que serán
encanto de manchegos y madres de españoles
por tierras de lagares, molinos y arreboles.

Es la mujer manchega garrida y bien plantada,
muy sobre sí doncella, perfecta de casada.

El sol de la caliente llanura vinariega
quemó su piel, mas guarda frescura de bodega
su corazón. Devota, sabe rezar con fe
para que Dios nos libre de cuanto no se ve.
Su obra es la casa ?menos celada que en Sevilla,
más gineceo y menos castillo que en Castilla?.
Y es del hogar manchego la musa ordenadora;
alinea los vasares, los lienzos alcanfora;
las cuentas de la plaza anota en su diario,
cuenta garbanzos, cuenta las cuentas del rosario.

¿Hay más? Por estos campos hubo un amor de fuego,
dos ojos abrasaron un corazón manchego.

¿No tuvo en esta Mancha su cuna Dulcinea?
¿No es el Toboso patria de la mujer idea
del corazón, engendro e imán de corazones,
a quien varón no impregna y aun parirá varones?

Por esta Mancha ?prados, viñedos y molinos?
que so el igual del cielo iguala sus caminos,
de cepas arrugadas en el tostado suelo
y mustios pastos como raído terciopelo:
por este seco llano de sol y lejanía,
en donde el ojo alcanza su pleno mediodía
(un diminuto bando de pájaros puntea
el índigo del cielo sobre la blanca aldea,
y allá se yergue un soto de verdes alamillos,
tras leguas y más leguas de campos amarillos),
por esta tierra, lejos del mar y la montaña,
el ancho reverbero del claro sol de España,
anduvo un pobre hidalgo ciego de amor un día
?amor nublóle el juicio: su corazón veía?.

Y tú, la cerca y lejos, por el inmenso llano
eterna compañera y estrella de Quijano,
lozana labradora fincada en tus terrones
?oh madre de manchegos y numen de visiones?,
viviste, buena Aldonza, tu vida verdadera
cuando ta amante erguía su lanza justiciera,
y en tu casona blanca ahechando el rubio trigo.

Aquel amor de fuego era por ti y contigo.

Mujeres de la Mancha con el sagrado mote
de Dulcinea, os salve la gloria de Quijote.


Antonio Machado.
Otros Poemas enviado por Libelula el Domingo, 17 de Julio de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 1116 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
La calva prematura
brilla sobre la frente amplia y severa;
bajo la piel pálida tersura
se trasluce la fina calavera.
Mentón agudo y pómulos marcados
por trazos de un punzón adamantino;
y de insólita púrpura manchados
los labios que soñara un florentino.
Mientras la boca sonreír parece,
los ojos perspicaces,
que un ceño pensativo empequeñece,
miran y ven, profundos y tenaces.
Tiene sobre la mesa un libro viejo
donde posa la mano distraída.
Al fondo de la cuadra, en el espejo,
una tarde dorada está dormida.
Montañas de violeta
y grasientos breñales,
la tierra que ama el santo y el poeta,
los buitres y las águilas caudales.
Del abierto balcón al blanco muro
va una franja de sol anaranjada
que inflama el aire, en el ambiente obscuro
que envuelve la armadura arrinconada.

Antonio Machado.
Otros Poemas enviado por Libelula el Domingo, 17 de Julio de 2011 para Anonimo.
Publicado en Otros Poemas leido 915 veces con 0 votos y tiene 0 comentarios.
Parece mar, el cielo
donde me he recostado a soñarte?

Si vieras mi mirada,
como un ave, cazando horizontes y estrellas.

El universo es mío desde que tú te hiciste
techo de mariposas para mi corazón.

Es tan azul el aire cuando mueves tus alas,
que el vuelo nace eterno en repetida ola sin cansancio.

No sé si en ola o nube abrirme la ternura
para rodarme al sueño donde duermes.

Es tan callado el viento,
que he podido lograrte entre los ecos.

Soy toda claridad para estrecharte?

Te he visto con los ojos vivos
como los ojos abiertos de los bosques,
figurándome en risas y quebradas nadando hasta el océano.

Te he recogido en huellas de canciones marinas
donde una vez dejaste corazones de agua enamorados.

Te he sacado del tiempo?

¡Cómo te he levantado en un lirio de luz
que floreció mi mano al recordarte !

¿Por qué me corre el mar ?
Tú eres vivo universo contestándome?


Julia de Burgos.
Otros Poemas enviado por Libelula el Viernes, 15 de Julio de 2011 para Anonimo.
Inicio 005 006 007 008 009 010 011 012 013 014 015